divendres, d’octubre 06, 2017

Evitar la fractura


PREGUNTA.- ¿Y ahora qué?
RESPUESTA.- Todo el mundo sensato (que no todo el mundo) sabe que el principal problema al que se enfrenta España, sin duda, solo puede solucionarse con un acuerdo. Y, a pesar que sean los moderados los que lo suplican, deberá ser rubricado por los duros si queremos que sirva. Con haber cometido flagrantes delitos a raíz del referéndum, los unos, y con la lógica respuesta del estado de derecho, de proporciones bestiales e inútiles, los otros, la cosa se presenta aún más difícil, si cabe. Murphy gobierna “el procés”.

P.- ¿Qué papel deben jugar en este escenario la Iglesia y los cristianos de Cataluña?
R.-A los obispos se les llama pontífices, del latín, y que significa “el que hace puentes”. Sin duda, este debe ser el papel de la Iglesia (capilar en el país) y, por tanto, de los cristianos que nos veamos concernidos ante este desastre descomunal que puede avecinarse. Empezando por nosotros mismos, empozoñados de él como toda la sociedad. Porque la frontera a la que temer, y la fractura a evitar, no es la de Cataluña con España (y el mundo), sólo, lo es sobretodo entre los catalanes.

Entrevista breu publicada a la revista Vida Nueva el 6-10-2017.

Publica un comentari a l'entrada