dilluns, d’abril 28, 2014

Pintura i literatura

Compartiment C, Cotxe 293, d'Edward Hooper, 1938

La pintura es, por esencia, la representación de un momento privilegiado, de un corte en el tiempo que debe captar, instintivamente, todos los momentos del mundo. (...) La literatura nos informa de un devenir, en el cual podemos apreciar la modificación de los estados físicos y espirituales, en tanto que la pintura fija este devenir en un solo segmento. 

Rafael Argullol, Maldita perfección, Ed. Acantilado, Barcelona, 2013, p. 10.
Publica un comentari a l'entrada