dilluns, de juny 01, 2015

Governar



Escribía Ariosto: "Confieso ingenuamente que yo no soy hombre para el gobierno de otros hombres, que tengo demasiada piedad, y que no sé negarme a nada de lo que se me pide".

Guido Ceronetti, El silencio del cuerpoEd. Acantilado, Barcelona, 2006, pp. 172.
Publica un comentari a l'entrada