dissabte, de maig 12, 2018

Germana mosca vinagre


El santo de Asís
fue más lejos que nadie
en la comprensión
de la naturaleza profunda de las cosas.
El hermano asno,
la hermana rana,
el hermano caracol,
la hermana pulga:
nuestros semejantes,
nuestros iguales.
Tras arduas investigaciones
unos científicos de San Francisco
-el nombre de la ciudad
no puede ser más idóneo-
hn descubierto que los machos
de la mosca vinagre,
una vez han sido rechazados por las hembras,
se entregan desesperadamente al alcoholo.
los sabios californianos
no nos han informado
de si los pobres machos de mosca
tienen ánimos de intentarlo otra vez
después de la borrachera.
Pero nos conocemos
y no tenemos la necesidad
de nuevos experimentos
para saber la respuesta.
San Francesco aveva ragione.

Rafael Argullol, fragment del poema "12-III-2012" al llibre Poema, Ed. Acantilado, Barcelona, 2017, p. 85.
Publica un comentari a l'entrada