dilluns, de juliol 14, 2014

Tragèdia


En su El nacimiento de la tragedia (...) Nietzsche cree que el elemento trágico por antonomasia es el juego que se desarrolla al romper el hombre el principio de individulización y al tratar de transgredir los límites humanos. (...)

En lugar de entender la Hélade como consecuencia final de una armonía estética (...). Höldrelin mantiene que lo que llamamos Grecia fue la consecuencia de un combate continuo, de una tensión casi insoportable en el seno de la cual el hombre griego, y sus artistas y filósofos, enfrentaron la contradicción entre la aspiración al orden y a la luz y la presencia acechante e invencible de la oscuridad (...), los dos elementos que tanto tiempo después Nietzsche identificaría con los principios apolíneos y dionisíacos que confluían en el juego trágico.

Rafael ArgullolMaldita perfección, Ed. Acantilado, Barcelona, 2013, pp. 78 i 82.
Il·lustració: Fotograma d'Edip rei, de Pier Paolo Pasolini (Itàlia, 1967)
Publica un comentari a l'entrada