dimarts, de novembre 11, 2014

L'amor a les parts


Pero no existe una boca capaz de tragarse un cuerpo entero y la imposibilidad de absorber la totalidad, el inefable Unum, fomenta en nosotros la locura del amor a los órganos, a las partes, a las secreciones, las excrecencias, hace del erotismo una eterna maldición.

(...) Pero si es humano, si se encuentra en la cama con una mujer, se dirigirá a las partes, trazará sobre sus cuerpos signos de división.

La mujer que rechaza ser dividida tendrá que rechazar también todo amor físico: no hay indivisibilidad sin intocabilidad.

Guido Ceronetti, El silencio del cuerpoEd. Acantilado, Barcelona, 2006, pp. 36-37.
Il·lustració: Robert HeineckenVary Cliché/Lesbianism1978
Publica un comentari a l'entrada