dilluns, de novembre 24, 2014

Patufet


Las atenienses encintas tenían la costumbre de comer muchas coles, para que el futuro niño fuese más vigoroso. de ahí la leyenda de los niños nacidos de las coles (en lugar de digeridos) en las coles.

Guido Ceronetti, El silencio del cuerpoEd. Acantilado, Barcelona, 2006, p. 46.

Publica un comentari a l'entrada