dimarts, d’abril 21, 2015

Lubricant


Si les quitamos a los sentimientos amorosos la morbosidad que los lubrifica, no quedarían sanos, sinó estériles, movidos por el viento árido de la crueldad.


Guido Ceronetti, El silencio del cuerpoEd. Acantilado, Barcelona, 2006, pàg. 141.
Publica un comentari a l'entrada