dilluns, de juny 23, 2014

Obriment


Para Miguel Ángel (...) de la misma manera que es tarea del hombre ahondar en su componente espiritual, incumbe al artista poner de relieve la componente espiritual de la piedra. Pero para que esto de produzca debe mediar un proceso de destrucción, de abrimiento.

Rafael ArgullolMaldita perfección, Ed. Acantilado, Barcelona, 2013, p. 50.
Miquel Àngel, Esclau que es desperta, c. 1525-1530, Galleria dell'Accademia, Florència.
Publica un comentari a l'entrada