dijous, de juny 17, 2010

Preciado i el cos artificial

Enmig d'algunes manifestacions que no m'acaben de fer el pes, crec que l'entrevista de diumenge passat, a El País Semanal, de Beatriz Preciado, conté algunes perles molt recomanables. I originals.
:
Original és que parli d'una revolució que va a la recerca del jo és enllà de les construccions culturals en què ens hem anat fent, inclosa la identitat sexual ("No creo en la identidad sexual, me parece una ficción. Un fantasma en el que uno se puede instalar y vivir confortablemente."). Original que -des d'una reflexió sobre el cos- arribi a la conclusióq ue ens enamorem de persones, no d'òrgans sexuals. Original que cregui que la sexualitat és una qüestió plàstica, i que això potencia el seu control, polític. Original també que adverteixi de la mercantilització galopant del plaer. Original que desconfiï de la ciriugia estètica i del canvi de sexe com a noves formes de dominació. Original que pretengui una vehiculació de la violència i no la seva eradicació. Original que parli bé dels jesuïtes algú a qui presenten així:
:
"Autora de Manifiesto contrasexual (editorial Opera Prima) -una especie de biblia del movimiento transgénero o queer- y de Testo yonqui (Espasa) -donde explica los efectos que provoca la autoadministración de testosterona en su vida sexual-, esta burgalesa de 39 años vive como piensa y piensa cómo vive. En constante revolución contra las normas que determinan políticamente el sexo, el género, los modos de buscar y obtener placer. Filósofa, activista alternativa y profesora de la Universidad París VIII, acaba de quedar finalista del Premio Anagrama de Ensayo con Pornotopía, un ensayo sobre el imperio Play Boy".
:
M'agrada la definició que fa del moment actual, pres de la farmacologia i el mercat, allunyat del feixisme només pel ritme: "No, el fascismo no es depresivo, sino histriónico, mientras que el momento farmacopornográfico es de sobreadicción, sobreconsumo, destrucción. Como si nos hubiéramos dado colectivamente las condiciones de nuestra propia destrucción y estuviéramos de acuerdo. Y digo esto consciente de que puedo parecer un padre jesuita."
:
A continuació li pregunten si vivim en un món hedonista i diu: "No. El hecho de que lo que mueve la cultura sea el placer no quiere decir que el fin sea hedonista. El objetivo es la producción, el consumo y, en último término, la destrucción. El reto de lo que debería ser una izquierda para el siglo XXI es tomar conciencia de ese estado de depresión colectivo, a diferencia de la derecha, que vive en la euforia del consumo, de la producción de desigualdades, de la destrucción." A partir del qual proposa començar des de les persones que viuen al marge, dels exclosos, donat que "inventan nuevas formas de relación personal y política que se salen de una coordenada que engancha con las políticas coloniales del siglo XV y que tienen que ver con la familia, la nación, la raza. Esa línea se ha agotado, hay que abrirse a lo no familiar, no nacional, no racial, no generizado".
:
Vaja, crec que aquestes reflexions absolutament anti-cícliques, per dir-ho d'alguna manera, tan contra la moda (del mercat, de les identitats, del plaer, del cos-ideal...) són enormement suggerents.
:
Foto: Carlos Muñoz Yagüe
:
Publica un comentari a l'entrada