dimecres, de gener 16, 2013

Cabellera ardent



Por desgracia los vicios de él eran un duplicado de las virtudes de ella (...). Él era uno de esos hombres que pueden comparárselos con un cometa, pues era ardiente y estaba dotado de una buena cabellera. (....) También era destructivo: la cola del cometa era una estela de divorcios, que algunos justificaban con sus éxitos como amante y otros con sus contínuos fracasos como marido. (....) Llevar una vida privada en público tiene tantas desventajas como un interior doméstico en un escaparate.

G.K. ChestertonLos relatos del Padre Brown, trad. M. Temprano, Ed. Acantilado, Barcelona, 2008, pp. 918-919.
Foto: Portada d'Interviu (1989)

Publica un comentari a l'entrada