dimarts, de maig 07, 2013

Fernando Vidal i el PSOE


Si PSOE y PP no han tenido una relación adecuada con la sociedad civil sino que se han desarrollado redes clientelares o se les ha ignorado, entonces ahora carecen de  base que opere en ese campo. La izquierda radical, en cambio, es un sector reducido pero hiperactivo en la sociedad civil, lo cual le permite estar sobrerrepresentado en las redes y movilizaciones sociales y, a la vez, aparecer como un polo con suficiente innovación y liderazgo (...).


El PSOE no debe ser "el partido de la mitad". En primer lugar, debe preguntarse si quiere ser un partido que sirva a todos los españoles o si quiere sólo ser el instrumento de una mitad. Las dinámicas de revanchismo histórico, el cultivo de las divisiones, el aliento del odio de clase y su grave problema con la Iglesia católica -la mayor organización social de España-, le hace que "el PSOE sólo sea el partido de la mitad". Aunque eso le permite diferenciarse simbólicamente del PP, finalmente se mete en una trampa que tiene un alto coste.

El PSOE no debe ser "el partido del Estado". En segundo lugar, el PSOE debe mejorar su cultura política y poner en el centro el fortalecimiento de la sociedad civil y la sociedad empresarial (aquellas empresas que generan riqueza). El partido socialista debe abandonar la idea de que el Sujeto Histórico es el Estado. Y también debe superar la idea de que tiene que crear una sociedad civil que sea una correa de transmisión del partido o el intento de crear una red clientelar. Debe asumir otro tipo de relación con la sociedad civil. Cuando no lo hace, oscila entre el estatismo y el entreguismo al más duro neoliberalismo. Hay una posición intermedia, heredera del social-liberalismo europeo y del social-comunitarismo norteamericano.

En tercer lugar, el PSOE debe revolucionar su organización interna, presa de dinámicas endogámicas y que impide seleccionar a los mejores de toda la sociedad para el servicio al país y a la Justicia. (...)

En todo el planeta hay un importante papel para los cristianos en los partidos de izquierda no como corriente pero sí como espacio-puente público de creación y diálogo. En el Foro Social Mundial de Portoalegre, el 80% de los asistentes son personas religiosas. La mayoría del electorado del PSOE se declara cristiano -no así la mayoría de los cuadros del partido ni sus diputados-. Realmente el PSOE es una excepción española.



Entrevista al sociòleg  Fernando Vidal, a Páginas Digital, 30.4.2013.
Publica un comentari a l'entrada