dimecres, de desembre 17, 2008

Bellesa i bogeria

De diumenge passat, us recomano l'article de Gustavo Martín Garzo a El País. Després de reflexionar sobre les dues paraules que volen dir 'amor' en grec ("eros, o amor-pasión; y philia, o amor-alegría"), representats en els déus Eros i Psique, l'escriptor s'endinsa sobre aquestes dues maneres de viure l'amor (en vaig parlar, també a rel d'un article seu, aquí). En l'una, diu, prima el desig, el jo, en l'altra, en canvi, el tu, l'acceptació i la donació. "El amor que pide la fusión completa con lo amado; y el amor que se conforma con su vecindad. (...) El primero se pregunta por lo que quiere, el segundo por lo que encuentra. Uno quiere perder por completo la razón; la otra encontrar ese tipo de razón que sabe pedir a la vida lo que ésta te puede dar".
:
Descriu el que ens passa, en l'amor. "El amor es embeleso, fascinación, hechizo, pero también deseo de conocimiento. Al amante no le basta con tener en sus brazos a aquel o aquella que ama, sino que quiere conocer su nombre, entrar en ese jardín que a partir de entonces será su morada en la tierra."
:
En un moment donat, ens recorda la frase de Julieta. "Sólo deseo lo que tengo. Esa frase resume el amor-alegría. El amor-pasión quiere lo que no tiene, es un homenaje a la ausencia; no quiere calmarse, busca avecillas que desplumar. El amor-alegría se complace con esa avecilla que desciende, y sólo vive para conservarla a su lado. Y si el mayor bien es ese otro insustituible, su vecindad, su presencia, la búsqueda de la verdad se transforma en querer lo que es bueno para él; y el deber, en deleite. Eso nos dice el amor: que al amar no sacrificamos nuestro ser, sino que lo realizamos."
:
"Y, en efecto", segueix, "tal parece el amor: un hechizo, una pócima que se bebe, y que nos fija a alguien mientras dura su efecto. Todo en él es paradójico. Es caprichoso y fugitivo, pero le pedimos devoción y constancia; nos promete felicidad, y nos llena de miedo; nos da fuerzas para enfrentarnos a los mayores peligros, pero nos vuelve vulnerables y frágiles; nos hace ser dueños de alguien, y a la vez sus esclavos (...). Los amantes llegan de su mano a un lugar desconocido y se descubren dueños de un poder que no sabían que tenían. Un poder que no tiene que ver con el yo o con la identidad, sino con algo anterior a ellos mismos, que pertenece al dominio de la fábula: como haber alcanzado el corazón del mundo y descubrir, por ejemplo, que pueden acercarse a los pájaros."
:
I clou l'article amb un paràgraf que comença així: "Es lo que nos promete el amor: que será posible algo así. El amor es ese pájaro que se posa un momento en nuestro jardín imperfecto. ¿Cómo no ser feliz de que lo haga y no tener miedo al mismo tiempo de que se pueda marchar? Por eso nos hace hablar, porque todo a su lado está revestido de belleza y locura".
**:
Publica un comentari a l'entrada