dimarts, de novembre 06, 2007

De blocs, dietaris i noies bones | Al servei de la vista

De blocs, dietaris i noies bones
:
De La Vanguardia de diumenge, he retallat tres fragments que he pensat que poden ser d'interès. El primer és l'entrevista a John Aravosis, expert en blocs polítics, que ha merscut també el comentari de Joan Antoni Baron. Veureu que aquí estem tan sols a les beceroles. El segon és un article de Llàtzer Moix parlant del gènere del dietarisme, que troba avui en els blocs la seva continuïtat més pregona. A partir de l'anècdota del reverend Robert Shields, que va anar escrivint quasi tot el que feia a la vida, Moix fa aquesta reflexió final:
:
En una época libre y verborreica como la nuestra, cuando el ansia de expresión personal ha propiciado la proliferación y la difusión de diarios, blogs y bitácoras, el reverendo podría ser postulado como presidente del gremio de escribidores. Y quizás llegara a alcanzar esa dignidad si, además de veracidad y precisión, sus textos encerraran alguna enseñanza para el colectivo social. Lo que no parece ser el caso. Y es que los diarios deben ser veraces, sí, pero, a poder ser, también entretenidos; deben evitar tanto el autobomboy la idealización como la autodenigración; y, si aspiran a llegar más allá de su autor, deben reflejar experiencias sugerentes' con cierta concisión: menos es más y más es menos. (...)
:
Gran género el de los diarios, sin duda; en especial cuando se sustenta en una vida tan abierta a uno mismo como a los demás. Aunque no un género imprescindible, al menos para los grandes vitalistas: como decía una actriz de agitada vida sentimental, cuyo nombre ahora no recuerdo, "sólo las buenas chicas escriben un diario, las otras no tienen tiempo".
:
Al servei de la vista
:
El darrer dels articles és la crònica d'art que fa J.F. Yvars, dedicada a la retrospectiva de Gustave Courbet al Grand Palais de París i, amb ella, a una interesssant reflexió sobre la bellesa i l'art ("Allò bonic no pot ser bell", cita de Wittgenstein). També al final, Yvars fa una defensa del denostat realisme, especialment en l'obra de Courbet, que, podríem dir, la seva concepció de la pintura dista molt dels cànons que fins aleshores havien presidit, almenys respecte al que havia de representar la pintura. Vegeu què diu:
:
La pintura de Courbet expresa siempre una emoción malamente controlada y en esta exposición se muestra y demuestra contundentemente. Además, la antinomia del realismo no es la propuesta artística idealizada de la tradición más o menos desgastada, ni la elucubración imaginativa desbordada del romanticismo, sino el arisco y caprichoso asalto del artista a la realidad objetiva, que transforma en plástica sometiéndola a su voluntad como a la búsqueda obsesiva de un mundo pictórico, hecho de genuinas sensaciones visuales. "Un arte de la vista", y no de la memoria, el recuerdo y la nostalgia. Una llamada a su manera de ver la realidad tangible. Y en ese posesivo radica su grandeza como artista.
:
Publica un comentari a l'entrada