dilluns, de juliol 18, 2011

Morir-se és mal negoci

No me convencen tanto las palabras que ha escrito en el programa de mano: "El accidente final trae la calma y la paz: finalmente, la ligereza". Dice "accidente" para no decir "suicidio", pero es lo mismo. Me parece a mí que morirse nunca es un buen negocio: a los próximos no les trae ni calma ni paz ni ligereza, y lo que le trae al muerto difícil es saberlo.

Marcos Ordóñez comentant l'espectacle I'm the wind, a Babelia / El País, 16.7.2011.
Publica un comentari a l'entrada