diumenge, de novembre 18, 2012

Vestir-nos


"Ocultaba en su centro la fina bestia blanca que, por estar bien escondida, se tornaba terriblemente deseable [diu Robert Musil, L'home sense atributs]". (...) 

Desnudar a una persona a la que no se ama o se admira es, en principio, una humillación .(...)

Aparte de la función primaria de abrigar, vestirse sirve precisamente para esto: para que un puñado de muchachas bien formadas pero irrelevantes se transformen en diosas. (...) Un conjunto de hombres y mujeres desnudos, si están pálidos y en fila, me recuerda irremediablemente a Auschwitz.

Óscar Tusquets BlancaContra la desnudez, Ed. Anagrama, Barcelona, 2007, pp. 15 i 19.
Fotos: Fotograma de La Duquesa, de Saul Dibb (UK, 2008) i Mèxic, de Spencer Tunick (2007).
Publica un comentari a l'entrada