diumenge, de març 03, 2013

Ambicions o ideals


No sólo tenía malos propósitos, pero tenía los buenos mezclados con los malos. No hay nada reprobable en tener ambiciones, lo que ocurre es que él tenía ambiciones y las llamaba ideales. El antiguo sentido del honor enseñaba a los hombres a sospechar del éxito, a decir: "Esto es un beneficio, puede que sea un soborno". El moderno sentido de hacer el bien enseña a los hombres a cofundir el ser bueno con ganar dinero.

G.K. ChestertonLos relatos del Padre Brown, trad. M. Temprano, Ed. Acantilado, Barcelona, 2008, pp. 1001.
Publica un comentari a l'entrada