diumenge, de maig 11, 2008

Ètica i caca

Dues cites de Javier Cercas, a El País Semanal de fa una setmana i el d'avui.
:
Como cualquier persona que se haya pasado 15 años en un colegio católico, no soy católico; como cualquier persona que se haya pasado 15 años en un colegio católico, soy anticlerical; como cualquier persona que se haya pasado 15 años en un colegio católico, soy católico. ("El microchip", 4.5.2008).
:
El primer pollo que se preguntó para qué sirve ser bueno no era un imbécil, pero se lució: desde entonces no hemos hecho más que devanarnos los sesos con la misma pregunta. Como en este caso lo interesante no es sólo la pregunta, hay respuestas para todos los gustos; la que más éxito ha tenido entre nosotros declara que, si eres bueno, una vez te hayas muerto te pasarás la eternidad entera tocando la bandurria en compañía de San Pedro. La perspectiva no suscita un entusiasmo unánime, pero en el fondo todo el mundo sabe que es falsa; también, que ser bueno no sirve absolutamente para nada salvo para hacer el ridículo y para que, si eres no bueno, sino buenísimo, y si tienes una suerte espantosa y no has traído al mundo unos cabrones, cuando seas viejo, tus hijos acepten convertirse en tus padres y, antes de que tú los abandones en la intemperie del mundo, te bañen, te peinen, se rían contigo y te limpien la caca. Visto lo visto, no parece que de momento podamos aspirar a más. ("Ética de la caca", 11.5.2008)
:
Publica un comentari a l'entrada