dijous, d’octubre 27, 2011

El sacerdot i l'ateu


Entretanto, el buen sacerdote y el buen ateo se quedaron a la cabeza y los pies del muerto, en silencio y a la luz de la luna, como estatuas que simbolizaran sus respectivas filosofías de la muerte.

G.K. Chesterton, Los relatos del Padre Brown, trad. M. Temprano, Ed. Acantilado, Barcelona, 2008, p. 43.
Publica un comentari a l'entrada