diumenge, d’octubre 30, 2011

Irlandès

Fotograma de The quiet man, de John Ford, 1952.
Pero O'Brien era irlandés, y hasta sus pecados tenían algo de casto.

G.K. Chesterton, Los relatos del Padre Brown, trad. M. Temprano, Ed. Acantilado, Barcelona, 2008, p. 51.
Publica un comentari a l'entrada