dilluns, de desembre 26, 2005

Marina, de nou

El filòsof José Antonio Marina ens obsequia cada any amb un nou llibre. S'ha passat bona part de la seva vida ensenyant i fins fa només deu anys escriu. I ho fa molt bé, té coses molt interessants a dir. Ha reflexionat sobre l'ètica, l'educació, sobre els sentiments, sobre la política, sobre la sexualitat, sobre Déu, sobre la crisi de la il·lustració... I enguany ha publicat Por qué soy cristiano (Ed. Anagrama). Encara no l'he llegit, però La Vanguardia ens obsequia amb un fragment, del que a continuació us transcric alguns trossos dels que, òbviament, m'hi sento identificat. També El Periódico li dedica un parell de planes en una entrevista que recomano per qui en vulgui més.
  • Nuestra cultura laica es inequívocamente de origen cristiano, lo cual es muy llamativo.
  • Hace años, Bertrand Russell escribió un libro con un título exactamente contrario al móo: Por qué no soy cristiano. Es una obra lúcida e irónica con la que estoy fundamentalmente de acuerdo. Lo que sucede es que al hablar de cristianismo, él y yo hablamos de cosas distintas. (...) El cristianismo, como todas las creaciones culturales, no tiene esencia, sino historia, y no es posible comprenderlo sin conocer su genealogía.
  • El cristianismo es una caudalosa corriente de experiencia que tiene su origen en un enigmático judío que vivió hace 20 siglos y en la que han colaborado miles de personajes. Es una creación coral -como la pintura o la poesía o la ciencia- permanentemente en crisis.
  • Thomas de Eckhart (...) dice que Dios es el modo humano de percibir o sentir o pensar algo más grande que Dios, más absoluto: el ser.
  • ¿Por qué escribo ahora sobre este asunto? En primer lugar, para ir contra la petulancia de los listillos que han dictaminado que para ser religioso hay que ser previamente imbécil (...) Y la religión se nos ha vuelto un problema explosivo. Vivimos un momento confuso, en que las religiones experimentan simultáneamente auge y descrédito. (...) Los libros de religión se colocan en los mismos estantes que los libros de autoayuda.
  • La religión sueña con convertirse en una psicoterapia confortable (...) el éxito de Paulo Coelho, Dan Brown y sus imitadores es síntoma de una época anhelante de emociones espiritistas.
  • Pero lo peor es que las religiones -que aparecen en la historia como un fondo serio sobre el que destacar nuestra vida trivial- entran en el circo de la mercadotecnia. Al final, una gran parte del mundo ilustrado las ve como un grave peligro o como una superstición innecesaria.
  • Todo predicador proclama inevitablemente más certezas de las que tiene.
  • Los dos primeros siglos de nuestra era fueron un intenso y decisivo período en la historia de la humanidad. Se produjo el choque entre una religión que venía de oriente y la cultura griega y romana. Levy Strauss dijo en una ocasión que ese viraje fue desdichado para el cristianismo. Estaba destinado a ser una religión oriental, pero se vino a occidente y se tropezó primero con el racionalismo griego, y después con el tentador poder romano. Es posible que tenga razón, pero lo cierto es que de esa mezcla vivimos todos, y tenemos que saber si aceptamos la herencia sin más, si la rechazamos o si la recibimos a beneficio de inventario.
Publica un comentari a l'entrada