divendres, de juliol 11, 2008

Xarxes que atrapen

A propòsit de les xarxes socials a internet (Facebook, Fotolog, VF, hi5, Metroflog...) , Quim Monzó explica avui a La Vanguardia una anècdota d'un nano que va xerrar que li anaven a fer una prova per canviar de club i ara el club d'on és (encara) el té en contra. "Como sucede en este tipo de páginas, no sólo los amigos las leen", diu. "Las lee quien quiere, aunque no todo el mundo pueda añadir comentarios". I acaba així:
:
Hay un montón de muchachos -crecidos con internet y los weblogs y toda la pesca- que ignoran cualquier frontera entre lo público y lo privado. Ello da situaciones chocantes, como la de que, en algunos casos y a pesar del tradicional mutismo adolescente, hoy los padres tienen más información sobre lo que sus hijos hacen que la que nunca tuvieron los padres de otros tiempos. No lo saben todo, claro está, porque todo no lo explican. Pero vaya... Me contaba un amigo que, cuando él fue joven, sus padres poca cosa sabían de él. Ni con quien salía, ni adónde iba... En cambio él entra en el "sitio web de redes sociales" de sus hijos y des codifica con facilidad buena parte de lo que hacen. ¡Y .con fotos en colores! "Consideran que somos analfabetos tecnológicos. No te niego que un poco sí que lo somos, pero tampoco tanto. La semana pasada vi una foto del mayor después de vomitar. Nunca mis padres me habían visto en esa tesitura".
;
Son las ventajas que da la sabia combinación de las nuevas tecnologías con la santa inocencia.
:
Publica un comentari a l'entrada