diumenge, d’octubre 05, 2008

La crisi és una oportunitat

Dimecres passat, a la mateixa plana de La Vanguardia, Salvador Cardús i Màrius Carol apuntaven tots dos en sengles articles la necessitat d'afinar bé la informació i les anàlisis de la crisi entre d'altres coses per mirar de sortir-nos-en a través de les oportunitats que genera. Vegem-ne algunes frases:
:
Salvador Cardús
:
La actual crisis económica -que tiene también mucho de política- no parece que haya encontrado preparadas a las instituciones mejor informadas y asesoradas, sean públicas o privadas. (...)
:
Esta crisis económica que algunos no tienen reparo en comparar con la de 1929, particularmente en su gravedad, creo que tiene una nueva dimensión que la hace completamente distinta de la anterior. Se trata del papel que desempeña la información. (...) La información, y también aquello que va estrechamente asociado a estas tres propiedades: la cantidad de desinformación, de ruido o, si se quiere, de confusión (...).
:
Por supuesto que no estoy pensando que se deba ocultar información. Me refiero, en primer lugar, a la necesidad de una cierta contención en los excesos catastrofistas que, en todo caso, deberían estar compensados con aquellas opiniones menos llamativas pero que delimitan mejor el alcance de lo sucedido y lo por acontecer. En segundo lugar, es importante que la información señale con precisión a los responsables de la crisis. ¿Todo el mundo actuó con insensatez?¿No podemos fiarnos de nadie ni de ninguna institución? (...)
:
Creo muy conveniente que se contribuya a dar algunas indicaciones sobre cómo sobrevivir a la crisis pero, sobre todo, que se nos explique en qué sentido puede ser provechosa. La crisis se llevará por delante a algunos inocentes, seguro, pero también depurará a muchos irresponsables. (...) ¿Hay algo que aprender de la crisis'actual? Estoy ansioso de poder leer no sólo a pájaros de mal agüero -dicho sea con todo el respeto-, sino también a los que puedan introducimos a lo que podría ser un decálogo de buenas prácticas económicas.
:
En definitiva, la pregunta es: ¿no sería más inteligente empezar, lo antes posible, a considerar la actual crisis económica como una gran oportunidad para orientar racionalmente mejor nuestro futuro?
:
Salvador Cardús, "La crisis, una oportunidad", La Vanguardia, 1.10.2008
:
Màrius Carol
:
Edgard N. Luttwak, experto del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales de Washington, ha publicado en Vanguardia Dossier un artículo titulado El futuro de Estados Unidos, que echa por tierra esta visiónpesimista sobre Occidente, y excesivamente optimista de Oriente. Y como el personal anda un tanto deslumbrado por los nuevos ricos del mundo y demasiado escéptico con respecto a los filósofos clásicos, vale la pena leer a Luttwak. Este influyente especialista considera que una China que derrocha, una India que sufre un populismo cada vez más corrupto y una Rusia con una demografía en retroceso y una economía dependiente de las exportaciones de materias primas, difícilmente podrán disputar el liderazgo a Estados Unidos y a Europa, que, a su juicio, seguirán siendo la referencia.
:
(...) Considera que Estados Unidos tiene la ventaja de su estructura política y la Unión Europea no tendrá más remedio que impulsar su gobernación federal. Ello supondrá que los estados miembros dejen de ser el obstaculo a las medIias homogeneizadoras de los burócratas de Bruselas (...). Luttwak está convencido de que estamos a las puertas de un nuevo boom de la economía norteamericana gracias al sector energético. Los estadounidenses no están preocupados por el calentamiento global, sinó por el precio de los combustibles fósiless. Y los métodos energéticamente eficientes que se están aplicando (...) abren una puerta a la esperanza.
:
Màrius Carol, "Margen para el optimismo", a La Vanguardia, 1.10.2008.
:
Publica un comentari a l'entrada